Historia

……..Ediciones Desmesura es un proyecto independiente de difusión gratuita de la obra de poetas, narradores y artistas plásticos de la región. Se intercala cada tanto trabajos de autores de otros lugares y otros tiempos.

 

……..Esta difusión se realiza a través de plaquetas/trípticos realizados en hojas A4. Se las puede encontrar en bibliotecas, cafés, centros culturales y en eventos artísticos locales. Viajan por correo y también se distribuyen por la red digital en formato PDF.

 

……..Nació en S.C. de Bariloche en el ámbito de una banda de rock en marzo de 2013, con la intención de ampliar la comunicación en cada presentación. La banda se disolvió en el invierno de 2017 pero el proyecto continuó.


 

 

 

……..En el invierno del año 2018 se recopiló lo hecho hasta ese momento y se imprimió el libro: «Las primeras setenta hojas». Al llegar a la número 140, será el momento de concretar el otro libro: «Las segundas setenta hojas».

 

……..En marzo de 2020 comenzaron a difundirse  Micros Radiales producidos por «33 De Mano Colectivo al Margen», » FM Los Coihues 105.5 MHz» y «Ediciones Desmesura». La selección de los contenidos literarios y la lectura fue realizada por estas ediciones, y el armado y edición por Fabián Agosta.

 

Y es así que durante este invierno se concreta esta página web, gracias a la buena voluntad y artes de Diego Pérez Beveraggi. Aquí queda a disposición todo el material. Para ser consultado y compartido por todos los medios que se disponga.

 

 

Pablo Javier Gil

San Carlos de Bariloche, agosto 2020

 

 

 

*

 

 

 

 

Se están imprimiendo copias, a pedido, del segundo libro de estas ediciones. Se trata de la recopilación de plaquetas/trípticos de la nº71 a 140.

San Carlos de Bariloche, enero de 2021

 

 

 

*

 

 

 

Prólogo del libro «Las primeras setenta hojas»

Octubre 2014

 

 

 

 

 

Quien no se ocupa de nacer / se ocupa de morir.

     Bob Dylan

 

Para nacer he nacido.

     Pablo Neruda

 

 Que yo viva para que el árbol / no pierda ya sus hojas

para que suene el corazón del agua / para que vuelva el día.

     Paul Eluard

 

 

……..NATURAL DESMESURA es un grupo de rock. Se formó en el invierno del año 2010. Tras algunos cambios en su formación, sus integrantes actuales son: Esteban Laclau, Javier Gil, Nicolás Bivanco y Víctor Batán. Todas las composiciones de su repertorio son compuestas por Laclau y arregladas por todos sus integrantes.

 

……..Las HOJAS DESMESURA nacen durante la EXPODESMESURA de marzo de 2013, en el CAP, Centro Administrativo Provincial. Al ser invitado a mostrar los cajones peruanos e instrumentos de percusión de su manufactura, Esteban Laclau, carpintero, sugiere llevar a todo el grupo. Y sus integrantes, lo que orbitaba en torno a ellos. Es así que por más de dos semanas se pudo apreciar, además de los paneles de divulgación y poesía, una exposición de esculturas, batiks, dibujos, pinturas y una mesa con textos de escritores patagónicos, para ser consultados en el lugar.  Una cartilla ilustrada con las letras de las composiciones del grupo, se ofrecía a los visitantes de la muestra. Y más no se podía dilatar; toma forma la idea que ya rondaba: ofrecer a los asistentes de los conciertos, hojas con poemas y otras creaciones. Poesías de amigos, de poetas queridos, y narraciones, todas ilustradas con los más diversos trabajos. Hojas para repartir gratuitamente. Y así nació lo que se denominó un poco en broma y jubilosamente EDICIONES DESMESURA: Una simple hoja A4 doblada en tres.

 

……..La música y estas ediciones nacen de una necesidad vital. Cierta vez le preguntaron a Julio Cortázar, qué opinión tenía acerca del género que cultivaba, y entre otras cosas respondió: “…Yo diría que escribí Rayuela porque no podía bailarla, escupirla, clamarla, proyectarla como acción espiritual o física a través de algún inconcebible medio de comunicación.” … “Por lo que a mí se refiere lo que ha dejado de ser literario es el libro mismo, la noción de libro; estamos al borde del vértigo, de las bombas atómicas, acercándonos a las peores catástrofes, y el libro sólo me parece una de las armas –estética o política, o ambas cosas, pues cada cual debe hacer lo que le dé la gana mientras lo haga bien– que todavía puede defendernos del autogenocidio universal en el que colaboran alegremente la mayoría de las futuras víctimas.” … “Cuando ‘Life’ me pregunta qué pienso del futuro de la novela, contesto que me importa tres pitos; lo único importante es el futuro del hombre, con novelas o televisores o todavía inconcebibles tiras cómicas o perfumes significantes o significativos, sin contar que a lo mejor uno de estos días llegan los marcianos con sus múltiples patitas y nos enseñan formas de expresión frente a las cuales el Quijote parecerá un pterodáctilo resfriado.” Salvando las distancias, lo que se pretende, no es sólo el desarrollo de una disciplina o actividad en particular, sino la experiencia de estar vivos con los valores que esto implica. Encuentro, comunicación, afectos, creación.

 

……..Hay muchas citas aquí. Resulta que los citados son como viejos amigos, y además expresan con claridad visiones compartidas. Por eso queremos cerrar esta presentación, con estas palabras de Aldo Pellegrini, acerca de la poesía:

……..“Su punto de partida está en el principio de que el hombre merece un destino superior al que le asigna la sociedad en que vivimos.

……..Este destino estaría en la realización de lo que podríamos designar con el término de “hombre-poeta”, basado en que lo poético es el motor central que impulsa al hombre a realizarse en totalidad. Lo poético, fuente de lo maravilloso, existe en todos los hombres, aunque oculto y reprimido; de ahí la frase de Lautrémont: “La poesía debe ser hecha por todos”. Lo que no quiere decir que todos los hombres hagan poesía verbal o arte, sino que una, por así decir, concepción poética debe presidir el vivir.

……..Lo poético debe regir toda actividad humana, de modo que la vida constituya un acto de permanente creación. La poesía es, pues, un comportamiento y la expresión de ese comportamiento.”

 

 

San Carlos de Bariloche, octubre de 2014

 

 

 

*

 

 

 

https://almargen.org.ar/2019/06/13/ediciones-desmesura-un-acto-de-permanente-creacion/?fbclid=IwAR3Y4https://almargen.org.ar/2019/06/13/ediciones-desmesura-un-acto-de-permanente-creacion/?fbclid=IwARo25CT0ogvX9jjTksXG3-OuFaMmFeVbixKsXWcXtyrtVzOe1g3R09lg
Nota de la Revista Al Margen

 Ediciones Desmesura: un acto de permanente creación

13 de junio de 2019

 

 

 

 

Desde hace años Javier Gil lleva adelante una tarea minuciosa recopilando poemas de autores de la Patagonia, que publica en hojas sueltas de manera gratuita e independiente. Ediciones Desmesura y una labor imprescindible que ya tiene su primera antología.

 

Ediciones Desmesura lleva 105 números impresos de puro arte y poesía.

Sobre la mesa ratona los papeles dispersos dibujan recorridos. Asoman las letras de molde en los pliegues blancos de hojas que también llevan las huellas del decir de las ilustraciones, dibujos que se plasman a la par de la palabra, en espejo o en ventana, invitando a nuevas miradas junto a un rosario de estrofas.

Rodeado de todos esos papeles, de todas esas ilustraciones que pronto serán una nueva síntesis de algunos de los tantos poetas patagónicos que recopila Ediciones Desmesura, está Javier Gil. Artífice de esta labor artesana que se definió con este nombre en el 2013.

“Formaba parte de Natural Desmesura, un cuarteto de Rock que tuvo vida hasta el 2017 y en ese ámbito es que nacen las ediciones: en el 2013 invitaron al cantante, guitarrista y compositor del grupo, Esteban Laclau, a exponer sus cajones peruanos en el Centro Administrativo Provincial. Él les habló de la banda y fuimos a la exposición con todo lo que la rodeaba: llenamos toda la sala, la planta alta y la planta baja, con obras de pintores y dibujantes patagónicos. Además, pusimos material de consulta de escritores también de la zona y una hojita con los temas del grupo. Había igualmente la idea de repartir poesía y entonces hice las primeras cuatro hojas para esa exposición. Y como el grupo era Natural Desmesura, lo llamamos Ediciones Desmesura”, comienza desandando.

Sin embargo, los antecedentes de este engranaje provienen si se quiere de mucho más atrás. Recorridos que abonaron el camino que hoy brota en pequeñas hojas, dípticos, plaquetas, que se publican en nuestra ciudad y se reparten en distintos ámbitos y espacios, trascendiendo incluso las fronteras y dando a conocer la producción de autores de esta vasta región de manera gratuita e independiente.

 

 

 “Entre los 18 y los 20 años, junto a Armos Moreno, hacíamos una pequeña publicación subterránea que se llamó Vientos. Soy de Caleta Olivia, Santa Cruz, y pertenecíamos al sindicato de prensa alternativa, cuyo coordinador general en Buenos Aires era Miguel Grinberg.  Todo eso se cortó en el 76 con el Golpe de Estado. Pero quedamos en contacto con mucha gente del ámbito de la escritura y la edición gráfica y en el 83 decido hacer una publicación literaria: Ventana al Sur, también en Caleta Olivia”, repasa Javier.

Recuerda igualmente que fue en ese tiempo cuando partió con un montón de cuentos de amigos, ensayos y poemas a Chubut, a la casa de Caroli Williams, en Sarmiento. “Es un artista plástico increíble, con una bondad y una humanidad que no tienen comparación”. A ese ser es que le dejó todo el material. “En el 84 volví y había hecho unas láminas hermosas. Las llevé a Caleta Olivia y no salió ninguna revista más de Ventana al Sur, por lo tanto tenía todo el material guardado y cuando se produjo esta oportunidad dije: ahora sí. Y empezaron a salir textos, ilustraciones que tenía guardadas, y eso se fue multiplicando. Fui conociendo mucha gente, nos fuimos contactando y ya vamos por la hoja 105, que salió ahora en junio con el poeta Diego Rodríguez Reis de Villa La Angostura. Estoy muy contento. Es una gran satisfacción ver que a la gente le interesa y las hojas circulan. Ya hice más de 50 mil copias”.

En este andar de las hojas sueltas, la forma de distribución y el rescate de autores también permiten una apertura a nuevos públicos, que empiezan a incursionar en la poesía quizás por primera vez. Como mismo dice Javier, muchas veces los libros de los escritores van a parar a manos de otros escritores y de un público limitado, amante de la poesía. Pero estas hojas llegan a todas partes. “Un músico me dijo: yo no leo poesía, pero estas hojas, sí”.

Es así que con las primeras 70 hojas, que de algún modo conforman un ciclo, se armó el primer libro que ya se agotó. “Eso no significa que hay una editorial que publica libros, con un director, secretarios que corren diligentes por pasillos, escribas, copitas y correctores. Nada de eso, simplemente hablamos de edición, de una hoja A4 doblada en 3 que antes se llamaba plaqueta, tríptico y ahora le dicen fanzine”.

 

 

La mayoría de los que participan son escritores patagónicos, desde Tierra del Fuego hasta Rio Negro, Neuquén, La Pampa. Sin embargo, cada tanto también se incluye un poeta, un escritor de otros lugares y otros tiempos, por puro gusto. Así fue surgiendo, sin un plan y ni estrategia determinada. “Hay mucha gente participando y por eso no bajo una pauta personal. Tampoco recibo ningún apoyo de ningún lado, porque sería tener que estar supeditado a ese poder determinado y prefiero ser libre, que nadie condicione en la expresión”.

Rebelión contra el sinsentido

“El arte no es solamente un entretenimiento prescindible. Es educación, imaginación, conocimiento, memoria y compromiso ético con la vida. Un poeta decía: no podemos hacer poesía para hacer la cárcel más amable. La poesía es rebelión contra el sinsentido, contra el absurdo, contra los enigmas de la existencia, es rebelión para fundar sentido, para lograr el encuentro entre las personas. Eso es lo fundamental”.

Javier deja salir las palabras y dibuja sentidos en el aire. Nunca publicó textos propios, ni sus dibujos. Se dedicó a descubrir, recopilar, ordenar, leer y releer a otros autores para darles un lugar. Un peso especifico. Se dedicó a encontrarlos y mostrarlos con generosidad.

“Estamos utilizando el arte para lograr otra cosa, Corbalán decía que la poesía no es lenguaje, utiliza el lenguaje como herramienta. Pero la poesía combate al lenguaje, lo eriza y le hace decir cosas que incluso que el lenguaje no quería. Porque la poesía es la forma de lograr expresar lo inexpresable, busca expresar lo inefable”, continúa, dando lugar a la idea de que la razón discursiva, el análisis, el pensamiento formal, es fundamental, pero no alcanza para desentrañar lo real en su totalidad. “Es allí cuando aparece el arte, es allí cuando lo literario, el mito, asume su poder poético y didáctico, revelador. No es que la poesía vaya a desentrañar lo real en su totalidad, el misterio en su totalidad, pero hay como un rozar con algo que no cabía en la mirada, eso es lo fundamental de la poesía”.

– ¿Cómo es el proceso de selección?

-Con los locales hay un encuentro personal, sino vía mail, mandan sus poemas. Espero no hacerme de enemigos (se ríe). No puedo publicar con la inocencia que publicaba al principio, cuando había trabajos de gente muy dedicada al oficio y otros muy espontáneos con los cuales hacíamos la hoja. Con el paso del tiempo han aportado trabajo muchas personas y por una consideración hacia ellas trato de cuidar la expresión.  Aunque hay gente de expresión espontánea, y que por la sinceridad y lo que significa el encuentro, van igual.  Ahora hablé con Tamara Padrón de San Martín de los Andes y va a ser una especie de corresponsal, juntando poemas de allá para hacer una antología de San Martín de los Andes.

 

 

-Las imágenes que acompañan las hojas también son un elemento importante

-Sí, la portada del primer libro es de Caroli Williams. También está Viviana Torres Curth, los queridos Chingolo Casalla y Gabino Tapia, entre otros. Federico, Marchesi, Gabi Herrera, Resorte Hornos, Kike Mayer, Andreina Poli, Claudio Alex, Pascual, Mariana Pabstleben, Mariana Erlijman, Nadia Palavecino, Viviana Dziewa, Mercedes Schamber…

 ¿Y hay alguno tuyo? 

-No(*). Lo que a mí me importa, como editor de estas ediciones es lo que significa lo literario, el aporte del arte. Gilberto Gil decía: la música es mi instrumento de diálogo con el mundo, soy yo frente a mí mismo, el asombro de la existencia, los grandes interrogantes, mi música es mi meditación religiosa, filosófica, existencial y ético moral.

– ¿Se puede hablar de una identidad patagónica?

– Lo que puedo decir es que la Patagonia es diversidad. Un polo cultural en determinado lugar a veces se cree representante y no es así. Están los del noreste, los del norte, los del sur, los del medio, y todos dicen: nosotros somos la Patagonia. Pero es muy amplia: lo que sucede en el norte de Neuquén no tiene nada que ver con lo que sucede en Caleta Olivia y nadie puede asumir la representatividad de otro. Entonces, la característica es que no podemos definirla prestamente  y eso me parece fantástico. Lo que no quita que hay que hacer registros, estudios, buscar sentidos en todo esto. Hacer acopios de testimonios históricos me parece fundamental para evitar distorsiones, porque después viene alguien y escribe la historia de la Patagonia y no nos sentimos reconocidos.

La labor de Ediciones Desmesura seguro es parte de este mosaico que va dibujando identidad. Como dice Javier Gil “en el encuentro con otro nos vamos reconociendo y construyendo otra realidad, que no es la que estamos viendo ahora, que nos dan los medios y la cultura formal. Sino una cultura donde podamos realmente desarrollar vida. Vivir la vida como valor”.

 

Por Violeta Moraga

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen

 

(*) N. del E.: Concentrado en lo que venía diciendo pasé por alto esta pregunta.

Sí, hay ilustraciones o aportes:

– Nº4: Batiks

– Nº 12: Xilografía

– Nº42: Manchas de colores con plasticola, junto a Estela y Mauro, 1988.  (Colectivo doméstico local)

– Nº70: Fotos

 

 

 

*

 

http://rescatevilla.blogspot.com.ar/

Rescate / 03 de julio de 2017

Revista de Arte, Cultura y Sociedad de Villa La Angostura

 

Nota de la Revista Rescate

Ediciones Desmesura: La misión de Poetizar

 

 

Desde Marzo del 2013, Ediciones Desmesura viene difundiendo gratuita e independientemente la obra de poetas, narradores e ilustradores de la Patagonia, a través de sus plaquetas, que ya van por su septuagésima edición, con una tirada total de más de 30.000 copias. “Rescate” conversó con Javier Gil, su director, quien pasó por Villa La Angostura, para participar del 2° encuentro de Lectores, Escritores y Editores “LEE”, que a fines de junio organizó la Biblioteca Popular “Osvaldo Bayer”.

 

Rescate: -¿Qué es «Ediciones Desmesura»?

 

Javier: «Ediciones Desmesura» es un proyecto de difusión de material poético: textos e ilustraciones. Consiste en una colección de hojas sueltas. Éstas son de formato A4 dobladas en forma de trípticos: algunos le dan el nombre de«plaquetas».

En ellas encontramos una gran diversidad de creadores y de expresiones. Si bien hay algunas con autores de otras épocas y de otros lugares (por antojos o insistencia obsesiva de amigos), la mayoría pertenecen a la región patagónica, por nacimiento, residencia o porque en su ir y venir, los tenemos por acá. Hasta ahora han participado de Santa Cruz hasta de La Pampa.

Se verá que su estrategia es bastante informal, no hay un plan previo; en el camino vamos conociéndonos. Participa algún vecino, amigos que se acercan con entusiasmo, algún grupo de lectura que damos a conocer, como así también autores que evidencian gran madurez en sus trabajos. Estas hojas se imprimen en centros de copiado o en forma casera. Se comenzó con tiradas chicas pero, al poco tiempo, fueron 400 de cada una. Y vuelta a copiar si se acaban las que más interesan en ese momento. Hasta ahora se han hecho 72 hojas con más de 30.000 copias.

 

Rescate: -¿Cuándo nació el proyecto? ¿Por qué «desmesura»?

 

Javier: -Este proyecto nació en Bariloche en marzo del 2013 en el ámbito del grupo de rock «Natural Desmesura»; de allí el nombre de las ediciones. El cantante, guitarrista y compositor del grupo, Esteban Laclau, al convocar a los integrantes de la banda ya traía el nombre. Aludía a la naturaleza y a su fuerza vital, desmesurada. Él es un poco así. Bien, siempre tuve la idea de repartir poesía en las actuaciones. Una manera de completar decires. Y cuando las condiciones fueron dadas, así fue. Laclau, carpintero, armó un atril y lo llevamos a todos lados con las hojas. Y cuando no tocábamos las dejamos en Centros Culturales, cafés o acompañando eventos. Volaron por mail y por correo. Las bibliotecas locales disponen de carpetas de transparentes con el material que vamos actualizando. Siempre de distribución gratuita y de carácter independiente. Misión: Poetizar. ¡La banda se separó hace unas semanas! Bueno: las ediciones, siguen.

 

Rescate: -¿Cómo fue tu acercamiento al universo de la palabra, de la poesía y la narrativa?

 

Javier: -La coleción Minotauro: de Ray Bradbury a Howard Fast. Me impactó “Una vieja historia de caminantes”, de Humberto Constantini. Y descubrí a Paul Eluard: no tengo palabras. Aún sigo releyéndolo y llevando alguno de sus libros cuando viajo.

En mi infancia me insistieron con el valor de la lectura. Me compraban libros, que yo veía hermosos y ya intuía fuente de maravillas, pero no había caso; andaba por cualquier parte y eso que soy de Puerto Santa Cruz y había unos fríos tremendos, era para quedarse en la casa leyendo. Para empezar la secundaria, toda la familia se muda a Comodoro Rivadavia y al poco tiempo, a Caleta Olivia. Yo quedo en Comodoro en el liceo militar: un desastre por donde se lo mire. En esa época a veces revisaba la biblioteca de mi casa y leía buscando aquello que tuviera que ver conmigo, subrayaba fragmentos que ponían palabras a mis ideales y me permitían nombrar y reflexionar. Recuerdo a Moby Dick… Luego las cosas mejoran desde 1973. Beatles (ya en Puerto Santa Cruz tenía 3 LPs), rock y sus publicaciones, bulle la actividad política y de esa época recuerdo a la primera etapa de la revista Crisis, a la coleción Minotauro: de Ray Bradbury a Howard Fast.

Me impactó Una Vieja Historia de Caminantes, de Humberto Constantini. Y descubrí a Paul Eluard: no tengo palabras. Aún sigo releyéndolo y llevando alguno de sus libros cuando viajo.

 

De los 18 a los 20 años con Armos Moreno y otros amigos hicimos Viento, publicación subterránea (mimeógrafo, fotocopias horribles, como sea) de poesía, comentarios, cuentos, dibujos… (Participábamos del Sindicato de Prensa Alternativa, INDO/UAPS, que coordinaba en Bs. As. Miguel Grinberg desde Eco Contemporáneo). Fui el encargado de armar la que fue la última, la nº4 que salió en diciembre de 1975. En la década siguiente con unos amigos queríamos desarrollar una publicación que sólo alcanzó dos números en 1983 y 1984: Ventana al Sur. La que iba a ser la Nº3 estaba interesante. Había viajado a Sarmiento para visitar a Caroli Williams, llevando tres cuentos para que los ilustrara. Persona generosa, de gran humanidad y de gran talento. A los meses volví y ya tenía preparadas las láminas para los cuentos, la portada y algunos más. Había un ensayo sobre la posibilidad de una novela patagónica, narraciones de Aquilino Elpidio Isla, Jorge Alegret, Guillermo Rodríguez y Héctor Ossés, poesías de amigos y nuevamente de Juan C. Moisés, que me había enviado sus libros hasta ese momento. Hasta Rodolfo Alonso había mandado un poema inédito. No se concretó. Pero gran parte de ese material apareció en las Ediciones Desmesura.

 

 

Rescate: -¿Qué artistas descubriste o te asombraron en el proceso de ir armando «Ediciones Desmesura»?

 

Javier: -Prácticamente todos los que participan me han asombrado con sus creaciones. En cuanto a las ilustraciones, los trabajos de Caroli Williams, Chingolo Casalla, Gabino Tapia, Viviana Torres Curth, Federico Marchesi, Gabi Herrera, Resorte Hornos, Kike Mayer, Andreina Poli, Claudio Alex Pascual, Mariana Pabstleben, Mariana Erlijman, Nadia Palavecino, Viviana Dziewa, Mercedes Schamber y me debo de estar olvidando de varios… Maravillosos trabajos.

Y con respecto a la palabra, pasa otro tanto. Conocía a muchos y a otros fui descubriendo: Jorge Spíndola, Graciela Cros, Marcela Saracho, Jorge Alegret, Guillermo Rodríguez, Juan Carlos Moisés, Cristian Aliaga, Macky Corbalán… Elpidio Isla, Ankudovich y seguro que olvido… Rafael Urretabizcaya, Silvia Urtubey, Melissa Bendersky…

 

Rescate: –¿Cuáles son los proyectos que tiene hoy en el horizonte de la editorial?

 

Javier: «Yo no leo poesía, pero a estas hojas, sí», me dijo una vez un conocido. Y este comentario resulta un gran estímulo.

Cantaba un poeta que en tiempos horribles la belleza es una forma auténtica de protesta. No sé cuan horrible pueden ser estos tiempos, pero procurarla me resulta fundamental. Lo relaciono con esa expresión de Luis Alberto Spinetta:“Comprendí que crear, y crear cosas hermosas, depende de una vida hermosa”. Porque no debemos olvidar el fin último de todo esto: Vivir. Y vivir vida. Una vez le preguntaron a Julio Cortázar qué opinaba del futuro de la novela y él respondió que le importaba tres pitos; que lo que le importaba era el futuro del hombre.

Y en eso de hacernos personas, «concretar las bodas de lo humano con lo planetario», lo literario, lo poético, me parece una herramienta importante.

Llegado a cierto punto, la poesía (además de ser contemplación, danza, regocijo o angustia, recorrido, juego, mates por la mañana o lo que sea), es revelación, es conocimiento que nos modifica, nos transforma. El razonamiento, el análisis, son actividades fundamentales pero, no alcanzan a desentrañar lo que llamamos la realidad. Y más allá tenemos al arte. Cuando la razón discursiva no alcanza a desentrañar un fenómeno en su totalidad, es ahí cuando el mito, lo literario, alcanza su poder poético y didáctico. Y como muchos han dicho, la poesía no alcanza a revelar el misterio, pero hay un roce con algo, que nos estremece y modifica la mirada.

Por eso decía Lautrémont: “la poesía debe ser hecha por todos”.

Bueno, más allá de cualquier comentario que haga, los trabajos se explican a sí mismos.

Y esperamos seguir en el camino. De a poco, continuar con los encuentros y con la difusión de tanta obra existente. Es un aporte pequeño, pero ahí vamos.

Y además, como decía Juan Carlos Moisés de sus plaquetas -las cuales han sido inspiración de éstas-, son una forma muy noble de hacer nuevos amigos.

 

 

 

*

 

 

 

http://www.elcordillerano.com.ar/index.php/cultura/item/44437-poesia-que-funda-sentido

 

El Cordillerano – San Carlos de Bariloche

18 Oct 2016

Poesía que funda sentido

 

 

 

EDICIONES DESMESURA

 

Muchos conocen a Javier Gil por su rol de guitarrista en Natural Desmesura pero casi al expirar la IV Fiesta de la Palabra, el hombre flaco y barbado se presentó como “responsable de Ediciones Desmesura”. La inexistente editorial se consagra a publicar “hojas de poesía” a quien su mentor distribuye de manera gratuita en cualquier circunstancia, entre ellas, los shows de la banda pero también en acontecimientos como el que finalizó el último domingo.

Al compartir su experiencia en la sucesión de presentaciones que se armó en el SCUM, Gil se remontó a marzo de 2013, cuando la Delegación Zona Andina de la Secretaría de Cultura de Río Negro organizó una muestra de cajones peruanos, autoría de Esteban Laclau, quien además de carpintero es cantante de la banda. La exposición no se limitó a los instrumentos de percusión, se explayó hacia una actuación en vivo de ND y “llevamos todo lo que orbita alrededor nuestro”, recordó el editor.

 

Poseso amante de la poesía, Gil trajo a colación su adolescencia y primera juventud en Caleta Olivia, cuando con “Artaud”, Luis Alberto Spinetta convenció a muchos roqueros de entonces: “la poesía no es un simple impulso, es instinto de vida”. A los antecedentes remotos de las Ediciones Desmesura hay que buscarlos en 1975, cuando con sus amigos de entonces, Gil hacía más o menos lo mismo que hoy pero a través de un mimeógrafo. Después, la dictadura impuso un cese forzoso a la expansión de las conciencias.

 

Posteriormente al retorno democrático, Gil se asentó en Bariloche y casi 20 años después, retomó la vocación de echar a circular literatura “under” o subterránea pero en este caso, con un fuerte sesgo patagónico. “Arranqué con una hoja A4 doblada como tríptico para reunir poemas e ilustraciones. En las primeras estuvieron Daniel Cuenya y Guillermo Rodríguez (cuentos). En la tercera publicamos el Manifiesto de Spinetta (el que repartió en 1973 en los shows de presentación de Artaud) porque nos abrió el camino a la literatura”.

 

“La poesía funda sentido o nos hace la cárcel más amable”, disparó el músico de la guitarra blanca, quien había concurrido al encuentro con un arsenal de citas. “La poesía es una forma de conocimiento y su resultado” añadió, entre otras frases filosas. Después, se consagró a leer a una multitud de poetas patagónicos: Jorge Spíndola, Macky Corbalán, Bruno Di Benedetto, Pedro Bellora (¿?), Jorge Curinao… Y siguen las firmas.

 

 

 

*